Débil resplandor

AUTISMO Y EDUCACIÓN FÍSICA

La Educación Física para las personas con TEA es fundamental porque se trabaja la interacción social y el trabajo en grupo. Durante el taller de Educación Física que se desarrolla en Ángeles de Cristal, se brindan herramientas para que los niños con TEA que están en edad escolar, puedan aplicar las actividades que se realizan en el taller como parte de la terapia.
 

La modalidad del taller en el Servicio Terapéutico, es grupal porque les permite trabajar la interacción social desde una edad temprana para poder aplicarlo en la vida cotidiana pero especialmente en la escuela. Por este motivo, se fomenta el trabajo en equipo.
 

Las personas con TEA tienen dificultades en la comunicación, el lenguaje y la interacción social. También la inflexibilidad y las conductas estereotipadas. Por este motivo, es importante trabajar esas cuestiones ya sea por imágenes o por lenguaje verbal. La idea del taller es que a través de la educación física y el movimiento pueda ayudar a la terapia de las personas con TEA.
 

Otro aspecto que se trabaja en el taller de educación física es el manejo del cuerpo. Algunos pueden presentar dificultades con el movimiento en el espacio. Desde el punto de vista de la educación física se realizan trabajos con pelota, circuitos, cambios posicionales, para trabajar este aspecto.

Es importante tener un cronograma donde se marcan las actividades que se van a hacer a partir de una imagen ilustrativa que represente un circuito. Por ejemplo, si la actividad es saltar los aros, hay un pictograma de una persona saltando aros. A partir de los pictogramas se desarrollan las actividades. En las terapias, se refuerza esto para poder estructurarlos secuencialmente: qué es lo que se va a hacer en primer lugar, en segundo, en tercero y así hasta el final. La imagen visual trabaja en la estructura. Esto es lo que necesita una persona con TEA.
 

Es muy importante seguir los cronogramas y que ellos sepan lo que se va a hacer de forma anticipada para que no se produzcan berrinches. Por eso es importante también, que antes de entrar al taller de educación física, se muestren las conductas que son adecuadas y las conductas inadecuadas para que de esta manera, no se presenten conductas inadecuadas. También se muestran pictogramas para decirles que determinadas conductas no se pueden hacer. Son estrategias para poder corregir conductas. Como ejemplo, se trabaja el respeto a los turnos y a las filas.

En el taller de educación física se trabajan habilidades motrices varias que son lanzamientos, saltos, rolidos, pateo; habilidades básicas combinadas que pueden ser saltar y golpear, saltar y lanzar, saltar y patear, rolar y saltar, pasar entre o por de.


Lo más importante del taller es que después todo esto se pueda aplicar en la escuela. Se refuerzan aquellas actividades que resultan dificultosas que son indicadas por los auxiliares o acompañantes. Cada niño o niña presenta dificultades distintas. No todas las personas con TEA son iguales, no todos tienen las mismas dificultades motrices.


Se resalta la importancia de que el taller sea grupal para trabajar la interacción social y que se trabaje en conjunto con auxiliares y acompañantes en las escuelas porque es un tratamiento terapéutico educativo que incluye terapia e inclusión escolar. Por ende, se hace un trabajo interdisciplinario con el objetivo de mejorar la calidad de vida.